J o s e . J o a q u i n . R i o s. M e j i a s



    M i r a r   d e n t r o 


    Somos tan imperfectos
    que comenzamos a tener miedo a la vida,
    sin antes habernos trazado metas.


    Y criticamos la vida de los demás,
    sin haber profundizado antes en la nuestra.


    Solo somos capaces de envidiar los logros ajenos,
    en lugar de aprender de ellos.


    Y pedimos ayuda a los demás…
    ayuda que no estaríamos dispuestos a prestar
    y que una vez recibida no sabemos agradecer.


    También nos jactamos de saber ser los mejores amigos,
    sin conocer realmente lo que representa la amistad.


    Y pretendemos ayudar a los demás
    a pesar de que somos egoístas,
    incapaces de ayudarnos a nosotros mismos.


    Solo queremos tener más poder,
    sin conocer para que lo queremos.


    Creemos haber triunfado,
    sin saber que para eso,
    antes, hay que conocer
    lo que representa haber perdido.


    Nos decepcionamos de las personas,
    antes de habernos molestado en conocerlas bien.


    Creemos saber de todo,
    sin tener idea de nada.


    Y es que cada uno de nosotros
    es un novato
    en todo lo que comenzamos a descubrir.


    La vida es una caja de sorpresas,
    y lo mismo sucede con las personas.


    Creemos conocer a una persona,
    observando aquello que hace,
    viendo lo que parece
    y creyendo interpretar lo que quiere.


    Pero no sabemos ver,
    que en realidad,
    lo único que debe interesarnos
    para conocer a una persona…


    ES LO QUE TIENE DENTRO:

     AQUELLO QUE NO ESTA A LA VISTA.



     

    Jose Joaquin Rios Mejias-Barcarrota-Noviembre-2.010


     

     
    © 2017 J o s e . J o a q u i n . R i o s. M e j i a s