J o s e . J o a q u i n . R i o s. M e j i a s
    A Z A B A C H E 
     
     
      
    Hoy es una de esas largas noches
    En las que divago y grabo a fuego lento este dolor que llevo dentro y trago, exhalo y oigo este silencio y recostado me regalo un vacío.

    Es solo mío y con el siento que me evado.


    Tanta duda me abruma y me desnuda el alma.


    Párate un momento le he gritado al tiempo y todo sigue igual,
    Sé que mañana volverá a sonar mi alarma, y tan inoportuna como siempre me aparta de mi  soledad.

    Pero aqui sigo tan dañado y tan perdido, vivo sin saber cómo seguir, estoy jodido, no encuentro un motivo,
    tan quimérico que hasta a veces me olvido de que nada es para siempre y que el viento a veces sopla en otro sentido.

    Y aquí sigo, cansado de cansarme y escondido por si viene el pasado a reprocharme, ya no se quien está conmigo o quien vino atacarme, un auténtico nostálgico, mi fe voló.

    Y ya es demasiado tarde.

    Siempre escribo para no gritar, busco algo de paz entre tanto llanto y aunque sigo firme nunca tuve suerte y la verdad, no sé si esto me está haciendo fuerte o si me está matando.

    Solo la música me evade y adrede me invade, me quiere y sabe que la necesito, en cada momento vacío, entre las notas de un piano o el silencio o ese amor que solicito a gritos.

    Visito cada noche a mi libreta y la desnudo, y me apresuro a retratar mi yo sensible, y si os trasmito es porque siento lo que he escrito, yo no imito ni compito yo recito lo invisible.

    Voy a página por lagrima y el latido de un corazón dolido pone ritmo a esta mecánica, no quiero trágicas heridas porque mi anima no olvida las caídas y no quiero dar más lastima.

    En los márgenes de cada folio me derribo, tan cautivo de esos labios que me duelen si los pienso, dibujándolos a lápiz por si aún debo de borrarlos pero con el trazo fuerte porque nunca quise hacerlo.

    Y me acompaña solo este momento, mientras va pasando el tiempo y mi reloj grita que el sol ya está saliendo, no me queda ya nada más que plasmar lo que siento, porque mis horas flojas solo quedan en  las hojas de mi cuaderno.

    Dejo que el silencio me descubra, que el frio de mis sabanas tan solas se me suban, no vengan a buscarme no pienso pedir ayuda, a veces tan frágil y otras capaz de bajar la luna.

    Los días pasan rápido y sin ánimos, el corazón gritando de dolor y este silencio en el que habito sin nada que me anime, solo dime donde esta ese "tranquilo Jose Joaquin todo va a cambiar" que tanto necesito...

    Negro no es un color, azabache es mi elección.


     
    jose joaquin rios mejias. 08/09/2.016

     
    © 2017 J o s e . J o a q u i n . R i o s. M e j i a s